Arte — 1 de mayo de 2014 at 00:00

De una madre

por

¡Cuántas cosas escondidas
guardas en las alacenas!
Por lo pronto pon la mesa
y prepara los manjares,
ya verás que poco a poco
van llegando comensales.

Para el olvido, recuerdos;
para las penas, cantares.
Si están solos, ¡un abrazo!,
y si perdidos… ¡ ya sabes!

Que, sin más, se beneficien
cuando pasen por tu calle,
porque les des, sin reparo,
la sonrisa ¡de una Madre!

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish