Editorial — 1 de abril de 2022 at 00:00

Un Día de la Madre Tierra

por

Madre Tierra

Lo más destacable del resultado que hemos obtenido es la variedad y riqueza de las perspectivas y enfoques de los trabajos presentados. Esta variedad es casi insólita, pues a menudo observamos que se reducen las posibles maneras de abordar algo tan fundamental como la relación de los seres humanos con la Naturaleza, que es uno de los nombres que le damos a la Madre Tierra. No hemos obviado en ningún caso los apremiantes problemas que se revelan cada vez más graves en todo el mundo, en lo que consideramos como medio físico, con las secuelas del envenenamiento del aire, la contaminación de los mares y espacios protegidos, el cambio climático y sus temibles consecuencias y otras muchas. Pero nos ha parecido conveniente completar esa visión reduccionista. En ese sentido, nuestros colaboradores no han olvidado la importancia de lo simbólico para tener en cuenta el tratamiento que se debería dar de tan inminentes desastres. Observan la generalizada sacralización del medio natural en la práctica totalidad de las culturas actuales y pretéritas. Que la Madre Tierra sea considerada sagrada sería, quizás, una primera medida para preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish