Culturas — 30 de noviembre de 2020 at 23:00

El príncipe y su arco

por
El príncipe y su arco

El príncipe Xuan era aficionado a disparar flechas, y le agradaba que le dijeran que era un arquero fuerte. Pero la verdad era que no podía tender un arco que pesara más de treinta libras. Cuando mostraba su arco a sus acompañantes, estos simulaban tratar de arquearlo, pero lo hacían solo hasta la mitad de su extensión.

—¡Debe de pesar por lo menos noventa libras! –exclamaban todos–. Nadie, salvo Su Alteza, puede manejar un arco así.

Y esto llenaba al príncipe de satisfacción.

Aunque tendía un arco de solo treinta libras, hasta el fin de su vida creyó que este pesaba noventa. Eran treinta de hecho y noventa de nombre. Por mantener fama inmerecida, el príncipe dejó la verdad por el camino.

Autor

One Comment

  1. Se merecía un auriga que le recordase que»era mortal».
    Y un maestro que le advirtiera sobre los aduladores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish