Culturas — 28 de febrero de 2018 at 23:00

Sal y algodón en el río

por

Llevaba Nasruddin una carga de sal al mercado. Su asno tuvo que vadear un río, y la sal se disolvió. Al alcanzar la otra orilla, el animal se puso a corretear, contentísimo de haber visto aligerada su carga. Pero Nasruddin estaba enfadado de veras.
Al siguiente día en que había mercado, Nasruddin cubrió los sacos con abundante algodón. Al cruzar el río, el asno casi se ahoga por culpa del excesivo peso. «Tranquilízate», dijo alborotado Nasruddin. «¡Esto te enseñará que no siempre que cruces el río vas a ganar tú».
*Dos hombres se aventuraron en la religión. Uno de ellos salió vivificado. El otro se ahogó.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish