Editorial — 1 de abril de 2021 at 09:00

Catástrofes que dependen de nosotros

por

catástrofes

Desde hace más de un año, los habitantes de la Tierra están padeciendo la amenaza de una pandemia que se está cobrando millones de víctimas, mortales o no, en ocasiones con graves secuelas tanto físicas como psicológicas o económicas. Paralelamente, los síntomas del cambio climático, que vienen señalando los expertos desde hace décadas, se están dejando sentir en forma de oleadas de frío intenso, nevadas en lugares donde nunca se producen, sequías persistentes, inundaciones, desbordamiento de ríos, ascenso de las temperaturas…

Resulta incomprensible la actitud pasiva de muchas sociedades y sus gobernantes ante tales catástrofes, que se venían anunciando pero que pocos creían posibles. A esta pasividad contribuyen también las falsas noticias que, en el caso de la pandemia, aun ahora, después de los miles de muertos, siguen afirmando que todo esto no es más que una gran ficción para poder acabar con las libertades y «controlar» a los individuos.

De nuevo resuenan en nuestra memoria las recomendaciones de los filósofos estoicos en el sentido de invitarnos a conocer primero qué depende de nosotros en cada situación que nos afecte y ocuparnos en trabajar para encontrar soluciones.

En efecto, en lo referente a las catástrofes a las que nos referimos, hay muchos aspectos para evitarlas que dependen de nosotros, pobres seres humanos, no tan indefensos como a veces creemos. Nos conviene conocerlos para tomar las medidas que dependan de cada uno y, desde esa actitud ética, poder exigir a quienes nos administran y gobiernan que aborden seriamente las decisiones que dependan de quienes tienen poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish