Culturas — 30 de noviembre de 2019 at 23:00

Tres o cuatro castañas

por

Un amaestrador de monos, en el reino de Song, era muy aficionado a estos animales y mantenía un gran número de ellos. Era capaz de entenderles, y los monos a él. Por supuesto, tenía que apartar una porción de la comida de su familia para dársela a ellos. Pero llegó un día en que no sobraba comida en casa y él quiso disminuir la ración de los monos. Temía, sin embargo, que no estuviesen de acuerdo con esto, y decidió engañarlos.

–Les daré tres castañas cada mañana y cuatro cada tarde –les dijo–. ¿Será suficiente?

Todos los monos se alzaron en señal de protesta.

–Bueno, ¿qué les parece entonces: cuatro en la mañana y tres en la tarde?

Los monos, esta vez, volvieron a ponerse en cuclillas, bastante satisfechos.

Zhuang Zi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish