Arte — 31 de mayo de 2014 at 22:00

De nuevo

por

Ayer se oscureció toda mi hacienda,
y supe del sabor de la amargura;
confusa así quedose la conciencia;
por todo mi horizonte la espesura.

¿Con quién habré yo hablado por la noche,
que traigo un nuevo rostro en la alborada?
La nube de borrasca ya se esconde;
de nuevo veo luz en la mañana.

La cruz es más liviana, y sin pesares
giramos la cabeza a la montaña.
El Sol allá a lo lejos ¡siempre sale!
¡De nuevo nos alumbra la esperanza!

En pie, con solo Dios por equipaje,
en marcha nos ponemos sin tardanza.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish