Culturas — 1 de abril de 2013 at 00:00

Los monjes y los conejos

por

Dos monjes estaban sentados en un prado cerca de su monasterio cuando unos conejos se acercaron a curiosear, dando vueltas alrededor de uno de ellos.
–¡Es increíble! –exclamó el que no tenía ningún conejo cerca–. Tú debes de ser el mismísimo san Francisco… Los conejos vienen y se acercan a tus pies y, en cambio, parece que huyen de mí. ¿Cuál es tu secreto?
–No tengo ningún secreto –respondió su compañero–. Lo que ocurre es que yo no como conejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish