Abril 2020

Ajedrez terapéutico y educativo

Escrito por  José Luis Besteiro
María Rodrigo Yanguas María Rodrigo Yanguas

Entrevistamos a la psicóloga María Rodrigo Yanguas, especializada en psicología clínica cognitiva-conductual y máster en Psicología Deportiva. Ha sido subcampeona de España en dos ocasiones, sub12 y sub16, maestra FIDE Femenino (WFM), entrenadora superior de la Federación Española de Ajedrez y técnico deportivo. Actualmente prepara su tesis doctoral, desarrollando un juego terapéutico basado en el ajedrez para trabajar con niños con TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad).

¿Qué es lo que tiene el ajedrez que lo hace tan universal?

Su lenguaje es universal y une a todo el mundo de diferentes países, idiomas, religiones, condición social y convicciones políticas. Es la magia del ajedrez, es una forma de comunicación internacional. Cuando viajo al extranjero, voy a lugares como parques, bares, etc., donde se juega al ajedrez, y es muy interesante establecer comunicación con otra persona de la que no se conoce su idioma. Por eso el ajedrez se está utilizando en patologías como Asperger, autismo… en las que les cuesta mucho la comunicación. Es una forma de comunicación no verbal y se entra en contacto con los pacientes, así cuentan mejor sus problemas y se utiliza como forma de diagnóstico.

¿En qué consiste el proyecto «Jaque Mate al TDAH»?

Hay un tratamiento farmacológico y un tratamiento psicológico, pero este último resulta caro. Proponemos el ajedrez y el videojuego que estamos creando para hacer una terapia, para ayudar principalmente a la gente más desfavorecida.

El ajedrez está considerado como ciencia, arte y deporte, pero además se está incluyendo como terapia. ¿Cómo define esas facetas?

El ajedrez es un juego milenario que, como deporte, nos hace querer superarnos con cada partida que realizamos, y se desarrollan multitud de aspectos de nuestra inteligencia, además de que nos divertimos jugando. En el aspecto de arte, cada partida es totalmente diferente a la anterior, no se repite nunca y es única; es como hacer un cuadro, es en la creatividad con que se mueven las piezas y en el desarrollo de las ideas sobre el tablero donde surge el arte y se ve la personalidad diferente de cada jugador. Como ciencia, podemos ver, por ejemplo, que a nivel matemático tiene infinitas posibilidades, que ni las computadoras pueden analizar los millones de combinaciones que pueden surgir en cada partida.

A nivel terapéutico tiene muchas facetas: planificación, atención, memoria, flexibilidad de cálculo ante las posibles variantes, control de los impulsos porque hay que pensar cada jugada antes de jugarla, etc. Se trabaja también sobre la frustración, donde el azar influye muy poco. Al principio, cuando se está aprendiendo, se pierden muchas partidas, surge la tolerancia y la empatía. Se trabaja a nivel educativo, cognitivo y emocional.

¿Qué importancia tiene que practiquen los niños el jugar al ajedrez?

Hay un estudio de que posiblemente, en el futuro, el 60% de las profesiones va a cambiar. Por eso, puede que profesiones que se estudian actualmente varíen, y hay que construirles una buena base, una nueva metodología. Se les trabaja el aspecto cognitivo, es educarles en el razonamiento, la planificación, la flexibilidad, en ser prácticos, cómo comportarse y encajar el éxito y el fracaso, y de ahí surge la empatía y les crea un fortaleza mental. Ahora son muy teóricos en su preparación, y la sociedad actual de conseguir todo en la inmediatez y si no se consigue vienen los berrinches, les hace ser débiles. En la vida se deben establecer objetivos a corto, medio y largo plazo. Es como el ajedrez: antes de capturar el rey contrario hay que realizar distintos objetivos hasta alcanzar el objetivo final. Hasta es bueno que los niños lloren cuando pierden una partida, en un tiempo limitado. Les animo a expresar sus sentimientos; no es solo una partida, es el trabajo de preparación y el trabajo que lleva el realizar una partida, porque un simple error puede echar a perder toda la partida. El ajedrez nos ayuda a autoconocernos y a saber cómo gestionamos nuestras emociones durante la partida. Cuando yo pierdo, me olvido del mundo, me pongo las deportivas y salgo a correr (risas), así recapacito sobre la partida, porque en cada partida pongo todo mi ser y quiero saber qué me ha ocurrido.

¿Cómo sirve de terapia el ajedrez para las personas con problemas mentales?

Estamos trabajando en un proyecto desde hace ya dos años, en el hospital durante el día con personas mayores. Son pacientes graves de salud mental; con ellos hacemos ajedrez terapéutico dos horas a la semana. En junio empezamos un nuevo proyecto de impacto juvenil, es con niños pequeños ingresados en plantas de psiquiatría y hacemos ajedrez terapéutico dos días a la semana durante una hora cada vez.

20191122 130806

¿Cómo motiva a la gente que no sabe mucho de ajedrez y lo considera algo difícil?

La primera sesión es importante, es intentar conectar con ellos y desmitificar la idea de que el ajedrez es difícil. Cada sesión debe ser diferente y divertida, nadie se espera lo que va a ocurrir, creando un buen ambiente. Eso lo preparo junto con mi equipo de terapeutas. Cada día trabajamos aspectos diferentes, como la atención, la memoria, las funciones ejecutivas, etc., con actividades totalmente diferentes. Hay que adaptarse al grupo, no es necesario que todos los del grupo sepan jugar al ajedrez; se debe trabajar estos aspectos principalmente sin poner en consideración el nivel de juego de cada persona y explicar con cada ejercicio el sentido que tiene y por qué es bueno.

¿Por qué es bueno jugar al ajedrez?

Igual que es bueno un buen ejercicio físico y es fundamental una buena alimentación, también es fundamental estimular todo tu cerebro conjuntamente, toda tu inteligencia. Además de que es bueno para tu cerebro, porque genera la materia blanca que en la ancianidad se va perdiendo. Así tienes menos posibilidades de tener enfermedades mentales, como por ejemplo Alzheimer. Es una forma de prevención y probablemente se tendrán menos posibilidades de tener ese tipo de enfermedades en la ancianidad. El cerebro tiene muchos misterios para nosotros. Lo que sí está demostrado es que el trabajo cognitivo es necesario para todas las edades. Hoy día es más fácil jugar al ajedrez, ya que tenemos Internet, no hace falta desplazarse continuamente al club de ajedrez, aunque el contacto humano es fundamental. Es bueno desconectar de los problemas diarios, es una buena forma de refrescar la cabeza. Además, ayuda a la toma de decisiones y a ser resolutivo ante los imprevistos de la vida. A veces nos pasamos hablando mucho tiempo de un problema y no actuamos, controlamos los nervios y se buscan nuevas opciones.

En EE.UU. se ha utilizado el ajedrez como terapia con los presos. ¿Qué sabe al respecto?

En España, sé que el club de ajedrez Magic de Extremadura tiene un proyecto al respecto. Además de todo el trabajo cognitivo y social, se les hace ver que ellos son los resultados de sus actos, cada movimiento tiene sus consecuencias y eso te lleva a ganar o perder, al igual que en la vida, además de que les ayuda a controlar sus impulsos y su agresividad. El control de impulsos lo utilizo en mis terapias en tableros de ajedrez grandes, donde hago equipos de juego de, por ejemplo, cuatro contra cuatro, y tu jugada irreflexiva ha perjudicado a tu equipo, creyendo que a simple vista era buena, pero analizada resultaba que era un error. Por eso hay que pensar nuestros actos y no dejarse llevar por los impulsos.

¿Qué es el ajedrez con fin social?

Es una manera de inclusión. Desde el análisis después de la partida entre ambos contendientes en el que comentan sus fallos y aciertos, hasta por ejemplo aquí, en Madrid, los clubes están impartiendo clases de ajedrez a personas mayores por el aspecto terapéutico. Me di cuenta de que se apuntaban principalmente mujeres y me extrañó muchísimo. Les pregunté cuál era la razón de que viniesen a aprender y ellas me respondieron que lo hacían para poder jugar con sus nietos. Es una forma de acercarse varias generaciones de diferentes edades.

20191122 130651

¿Qué siente como jugadora, profesora y terapeuta de ajedrez?

Son emociones totalmente diferentes pero muy enriquecedoras. Como deportista me apasiona, todos los días tengo que jugar o hacer algo con referencia al ajedrez. Como terapeuta, está ese sentimiento gratificante de ayudar a otra persona y saber que le está viniendo bien. Y como entrenadora, la ilusión de saber que niños de siete y ocho años se acercan al ajedrez y cómo se van formando desde la base, desarrollándose de ideas simples a más complejas.

¿El ajedrez es solo un juego de hombres?

El ajedrez es bueno para todos. Es cierto que es minoritario entre las mujeres; aproximadamente, hay una proporción de diez mujeres por cada cien hombres, pero les animaría a ellas a que practicaran más este deporte, porque el ambiente es muy sano, además de que ayuda a interactuar mejor con los hombres al jugar con ellos. Y con la tensión de la partida, ¡se pierden kilos al jugar! (risas).

¿ Le gustaría agregar algunas palabras más?

Trabajo con terapeutas ocupacionales; desde aquí les mando un saludo a mis compañeros María, Luismi y mi psiquiatra Hilario, que me lleva la tesis doctoral. Animo a los terapeutas y enfermeras a conocer y utilizar la herramienta del ajedrez, que tiene muy buena acogida entre los pacientes en general.

Webs: www.jaquemate-tdah.com

www.TheSecretTrail.com

Facebook: María Rodrigo Yanguas Psicología&Ajedrez

 

Compartir

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.