Arte — 31 de enero de 2019 at 23:00

La mochila a las espaldas

por

No hallarás en mi morada

acabada perfección.

Si tan solo es lo que esperas,

no hallarás entonces ¡nada!

En mí solo encontrarás

voluntad para la marcha

y el saber que hay un camino

que se ofrece a la mirada.

¿Puede, acaso, el peregrino

llevar limpias las sandalias?

Esto es lo que te muestro:

la mochila a las espaldas

para cruzar el desierto

con provisiones del alma.

Sabemos que hay una Fuente

y sus aguas… ¡regaladas!

¿Tienes sed, amigo mío?

¡Vamos juntos a buscarla!

Y beberemos unidos

cuanto de bueno anhelabas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESSpanish