Septiembre 2015

La sociedad de castas

Escrito por  Luis Llera Segovia
La sociedad de castas

Las castas sociales de la India son vistas con recelo en Occidente. Agustín Pániker, autor de La sociedad de castas y experto en las culturas del sur de Asia, explica su permanencia desde hace miles de años, y aclara que este sistema no debería vivirse de forma opresora. Su ascendencia india le permite tener un conocimiento de primera mano.

Agustín Pániker es escritor y profesor universitario, además de conferenciante y fundador de la editorial Kairós. Experto en la cultura e historia de la India y el Sur de Asia, acaba de publicar un libro titulado La sociedad de castas, donde aborda de forma brillante, rigurosa y clara este sistema de estratificación social tan criticado y denostado en Occidente. Además, existe un elemento fundamental que convierte al autor en el conocedor idóneo de las castas hindúes; su ascendencia india y la integración familiar en el sistema de castas. Su abuelo paterno nació en la India, al igual que sus dos hijos. Su apellido, Pániker, es un título o subcasta de la gran casta Nayar, una de las más poderosas del Estado de Kerala, al sur de la India. Durante siglos los nayar han sido guerreros, dirigentes políticos o terratenientes, y en concreto, los Pániker eran maestros del arte marcial local, el kalaripayat. Esta comunidad destacó por contravenir las normas patriarcales típicas de la India, y en su seno las mujeres han gozado de libertad, herencia y poder.Castas A Paniker

Definición, origen y legalidad

Una casta es un segmento de la sociedad india caracterizado por tres aspectos básicos: tendencia a la endogamia (no suele haber mezcla de individuos pertenecientes a distintas castas); la vinculación a una ocupación tradicional; y, por último, un conjunto de rasgos culturales asociados con cada una de las castas, como el tipo de culto, la dieta, forma de vestir, literatura ancestral, etc.

El sistema de castas no es exclusivo de la India sino que se extiende a otros países del Sur de Asia como Pakistán, Nepal y Sri Lanka. También hay castas entre creyentes musulmanes, cristianos, budistas y judíos, entre otros.

La teoría más verosímil sobre el origen de las castas se atribuye a los pueblos indoeuropeos procedentes de Asia Central, que se asentaron en la India hace 3500 años con un sistema de organización social jerárquico y tripartito, que se superpuso a un sistema de estratificación local, posiblemente basado en la segmentación tribal y ocupacional.

En la actualidad las castas son legales en la India. Lo que prohíbe la Constitución es la práctica de «la intocabilidad», es decir, discriminar o excluir a personas por razón de casta. No es lo mismo casta que clase social. La casta se hereda, siendo un sistema cerrado, y a la clase se accede, constituyendo un sistema abierto, aunque en ocasiones ambos sistemas se superponen, estando las castas influenciadas por los factores económicos y políticos que determinan las clases.

Tipos de castas

Los brahmanes ostentan el mayor prestigio en el sistema de castas. Extraen su legitimidad de la literatura sagrada y ancestral hindú. La ideología brahmánica divide la sociedad en cuatro castas principales (y no miles de castas), jerarquizadas según su pureza intrínseca y asociadas a determinadas ocupaciones. Estas serían, de mayor a menor grado de evolución espiritual: brahmanes (sabios y reyes), chatrias (guerreros), vayshas (comerciantes) y sudras (artesanos y campesinos).

La rigidificación de este sistema dio lugar a la aparición de los llamados «intocables» u «oprimidos», hoy unos doscientos millones de hindúes integrados en unas 1200 castas tradicionalmente excluidas. Desde la aprobación en 1950 de la Constitución, su situación ha mejorado considerablemente y los Gobiernos se esfuerzan por corregir la opresión que todavía padecen, ejercida por duras formas de patriarquía o por la cruda opresión de clase. Estos aspectos conforman sin duda, la cara más oscura del sistema de castas.

Sin embargo y a pesar de la mala prensa de las castas en Occidente, es una forma ancestral de clasificación social que viene aplicándose hace miles de años. La casta forma parte de la identidad de todo indio y nunca se oculta, más bien es motivo de orgullo. No tiene por qué vivirse de forma opresora. El gran logro de las castas es el respeto por la diferencia; son casi grupos étnicos, con su cultura, religión, dialectos, es decir, con una idiosincrasia propia que todo hindú respeta. De hecho, los pueblos históricamente perseguidos en otros países de Asia, como los judíos, parsis o budistas tibetanos, pueden mantener su ideología y creencias asumiendo su integración en el sistema de castas.

Situación de las mujeres en la India

Desafortunadamente hoy en día existe una fuerte discriminación por razón de sexo en la India; sin embargo, su origen no radica en la casta sino en una cultura patriarcal opresora. Paradójicamente, las mujeres que pertenecen a las castas altas gozan de menor libertad que aquellas de castas bajas, debido a que la patriarquía brahmánica aplica directrices estrictas y discriminatorias hacia ellas, como por ejemplo recluirse del espacio público o velarse. La mujer pobre o de casta baja, no puede permitirse el lujo de quedarse en casa sin trabajar, ya que su aportación económica a la familia es imprescindible.

La llamada «violencia por dote», ejercida por maridos, suegras o familiares, es la excusa machista para perpetrar 23.000 muertes de mujeres al año y miles de violaciones. Aunque la legislación y los poderes públicos tratan de aplacar esta lacra social, su aplicación y efectividad son lentas, porque muchos dirigentes políticos, jueces y funcionarios forman parte de la misma patriarquía que genera violencia de género. Por este motivo las cifras de asesinatos y violaciones a mujeres aumentan, aunque haya una opinión pública crítica y combativa al respecto y temas como la dote o las violaciones hayan dejado de ser tabú.

Este artículo es un extracto de una entrevista realizada a Agustín Pániker con motivo de la publicación de su libro La sociedad de castas (Kairós, 2014).

Deja un comentario