Abril 2020

Mario Neta, de El Cuarteto de Nos

Escrito por  Joan Bara
Mario Neta, de El Cuarteto de Nos Mario Neta, de El Cuarteto de Nos

No conocía a esta banda uruguaya hasta que un amigo, que sabe que uno de mis «vicios secretos» consiste en reflexionar acerca de la filosofía y el rock, me aconsejó que escuchase esta canción del año 2019, perteneciente al decimosexto álbum del grupo.

Mario Neta describe lo que podría ser la vida de cada uno de nosotros, inmersos en la vorágine del consumismo:

Trabajando duro, ganando el dinero

y comprar lo que no sé si necesito, pero quiero.

En nuestra civilización consumista, por lo menos en este nuestro llamado primer mundo, la búsqueda del bienestar se ha convertido, en general, en uno de los motivos más importantes de nuestra existencia.

Incluso nuestras queridas multinacionales han creado un viernes al año para adorar al «dios-consumo». La presión mediática es tan fuerte que nos venden ese día como una gran fiesta. Aparece la necesidad de comprar aunque no necesitemos nada, porque ¡está todo tan barato!... y además, ¡todo el mundo compra!

A veces prefiero no escuchar lo que pienso

y un tipo hablando con lenguaje complicado

dice que solo queremos estar ocupados

para no ver la realidad, ni la vida tal cual es.

¡Cuanto más consumo más feliz soy! Y si yo soy feliz así, ¿qué me importa lo demás?

En el primer siglo de nuestra era, un ser excepcional, que vivió algún tiempo como esclavo y que conocemos como Epicteto, enseñaba a sus discípulos que las cosas podían ser de dos clases: unas dependen de nosotros y las otras no.

De nosotros dependen nuestras opiniones, nuestros movimientos, nuestros deseos, nuestras inclinaciones, nuestras aversiones; en una palabra, todas nuestras acciones.

Las cosas que no dependen de nosotros son: el cuerpo, los bienes, la reputación, la honra; en una palabra, todo lo que no es nuestra propia acción.

El maestro estoico nos advertía del peligro de buscar el bienestar fuera de uno mismo. Si buscamos ese tipo de felicidad, siempre dependeremos de las circunstancias.

Por eso el próximo año, cuando se acerquen esa fechas, te invito a que tengas el valor de apagar un momento la televisión, la radio, el PC, el móvil. Coge un libro de Epicteto y lee, reflexiona, piensa.

Sé que el silencio es a veces violento,

pero estoy dudando si no será necesario

escuchar un poco más lo que pienso

y apagar un rato la radio.

Compartir

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.