Abril 2016

Abril: un mes de libros y dragones

Escrito por  Elena Sabidó
Abril: un mes de libros y dragones

En el mismo día en que murieron escritores como Shakespeare o Cervantes, se celebra por iniciativa de la UNESCO el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. En esta fecha, 23 de abril, también se conmemora la hazaña de san Jorge venciendo al dragón, y muchos lugares lo han adoptado como patrón.

«La alfabetización es la puerta de entrada al aprendizaje y es esencial para fomentar la autoestima y la autonomía de las personas. Los libros, en todas sus formas, desempeñan una función esencial a este respecto» (Mensaje de Irina Bokova, directora general de la UNESCO, con motivo del Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, 23 de abril de 2015).

El 23 de abril se celebra el Día Internacional del Libro. No hace tanto, en 1995, la UNESCO propuso y promovió que en este día, cada año, se conmemore a nivel mundial esta efeméride, no demasiado extendida al principio, pero pasados diez años, la celebración llegó a más de cien países. También se celebra el Día de los Derechos de Autor (que indudablemente va unido).

Fue la Unión Internacional de Editores la que propuso a la UNESCO la celebración de un día en el que se fomentara la lectura, la cultura y, a la vez, la protección de la propiedad intelectual de las obras con un derecho de autor.

La elección de este día no es casual. Supuestamente es la fecha en la que Cervantes, Shakespeare, Garcilaso de la Vega y otros escritores fallecieron. Pero si buscamos en la biografía de Cervantes, falleció el 22 de abril (enterrado el 23, eso sí) y Shakespeare falleció el 3 de mayo (que corresponde al 23 de abril del calendario juliano). Ambos fallecieron en el año 1616, al igual que Garcilaso de la Vega. Pero el 23 de abril también fallecieron otros escritores como Josep Pla (1981) o William Wordsworth (1850). También en esta fecha otros autores nacieron o fallecieron, como Maurice Druon, Haldor K.Laxness, Vladimir Nabokov y Manuel Mejía Vallejo.

Los libros y sus autores

Por todo ello, se aprobó en París, el 15 de noviembre de 1995, el que a partir de entonces el 23 de abril sería el Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor, y así lo ratificó la Conferencia General de la UNESCO. De este modo, la institución quiso rendir un homenaje a los libros, a los autores y a los lectores de todo el mundo, y para siempre, pues tal y como explican en la página web de la UNESCO dedicada al Día Mundial del Libro: «...alientan a descubrir el placer de la lectura y a valorar las irremplazables contribuciones de aquellos que han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad».

Cada año, un comité formado por miembros de la Unión Internacional de Editores, la Federación Internacional de Libreros, la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y la UNESCO, nombran una ciudad del mundo para ser la Capital Mundial del Libro. La ciudad elegida tiene la obligación de mantener iniciativas, actos o eventos en los que se promueva la lectura, la creación literaria y cualquier actividad relacionada con la literatura en general. La última ciudad en ostentar tal honor ha sido Incheon, en la República de Corea, ya que según el comité de selección, merecían esta distinción gracias a su esfuerzo por promover el placer de la lectura entre sus jóvenes y, sobre todo, en los sectores más desfavorecidos de su población.

La UNESCO valora muy positivamente los resultados obtenidos desde que se implantara este día y, según su propia valoración, los actos que se celebran alrededor del mundo han llegado a la población, de modo que «les ha permitido descubrir, valorar y explorar muchas vertientes distintas del mundo editorial: el libro como vehículo de valores y conocimientos y como depositario del patrimonio inmaterial; el libro como puerta de acceso a la diversidad de las culturas y como instrumento de diálogo; o el libro como fuente de ingresos materiales y obra de creadores protegidos por el derecho de autor».

A la vez que la UNESCO promovió el 23 de abril como Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor a partir de 1996, en el año 2010 se lanzó el Observatorio Mundial Contra la Piratería (http://www.unesco.org/new/es/culture/themes/creativity/creative-industries/world-anti-piracy-observatory/), un recurso web con el que se puede localizar la información sobre las políticas nacionales y las medidas contra la piratería. Este Observatorio también pretende concienciar sobre las consecuencias negativas de la piratería a nivel mundial y contiene herramientas e información para evitarla.

San Jorge y el dragón

san jorgePero el 23 de abril también es el día de san Jorge y se celebra en muchas partes del mundo. Se supone que Jorge, un valeroso caballero, falleció en esta fecha del año 303. Su leyenda es muy conocida por todos: en un reino (que según quien cuenta la leyenda está en un lugar o en otro), un dragón tenía atemorizado a todo el pueblo. Se comía su ganado y destrozaba sus sembrados. Finalmente, los habitantes del reino decidieron darle algunas reses cada cierto tiempo (otro dato que cambia según donde suceda) para proteger sus pertenencias, pero empezaron a escasear también, con lo que, finalmente, empezaron a enviar a personas del pueblo para saciar el hambre del dragón. La desgracia llegó a la familia real cuando le tocó por sorteo a la princesa ser el tributo del dragón. Pero antes de que este pudiese hincar el diente a la joven, apareció el caballero Jorge (que aún no era santo) y clavó su espada en el corazón de la bestia. Al manar la sangre y caer al suelo, mágicamente apareció un rosal, del que Jorge tomó una rosa que entregó a la princesa. Desde entonces, este caballero ha simbolizado la victoria del bien contra el mal, la luz contra la oscuridad. Otras interpretaciones de la leyenda afirman que, en realidad, el dragón es una representación de los miedos y defectos y que Jorge no lo mató literalmente sino que lo domesticó, como debemos hacer todos con nuestros defectos y nuestros miedos.

San Jorge es el patrón de algunos países como Inglaterra, Bulgaria, Portugal, Etiopía o Georgia. También de algunas ciudades, como Pichanal en Argentina o Tombuctú en Mali. En España, es el patrón de Cataluña y de las Islas Baleares, y de algunas ciudades como Alcoy, Cáceres, Lucena o Santurce.

En Inglaterra, el día de san Jorge tiene especial importancia, pues se celebra su día nacional. Parece ser que se adoptó como santo patrón de Inglaterra en el año 1348, y el 23 de abril se adoptó como día nacional en 1415, incluso a pesar de que, por lo que parece, el caballero no era inglés ni estuvo en tierras inglesas. La leyenda dice también que la cruz que portaba el caballero es la que acabó en la bandera inglesa en el siglo XVI. Es la conocida cruz roja sobre fondo blanco, y que sigue adornando en muchos lugares del Reino Unido el día 23 de abril. Esta cruz roja, precisamente, es la que lucían los caballeros cruzados en sus ropajes, y se cree que uno de los motivos por los que empezaron a encomendarse a san Jorge fue para acabar con el «dragón» malvado que asolaba tierra santa. Ese mismo día también se puede ver a muchos ingleses lucir una rosa en la solapa, en recuerdo de aquella rosa que brotó de la sangre del dragón.

Para Inglaterra, unir el día de San Jorge con el Día del Libro que se celebra en la misma fecha por uno de sus máximos exponentes de la literatura, Shakespeare, es sin duda un gran orgullo.

Así pues, recordemos que el próximo 23 de abril es un día para leer, divulgar la lectura y la creación literaria, y también es un día para soñar con dragones, princesas y caballeros. Que nunca nos falte un libro para soñar.

Para saber más:

http://www.un.org/es/events/bookday/

Deja un comentario