Lunes, 01 Junio 2020 00:00

Contra corriente

Cuando todo se deshace a nuestro lado,

en un mundo conflictivo como este,

una voz del interior nos aconseja

que es propicio navegar contra corriente.

Trabajar por la Belleza

cuando todos la desprecian.

Disfrutar en el silencio

cuando solo cunde el ruido.

Desarrollar voluntad

más allá de los instintos,

y llamar a la Concordia.

Solo entonces la memoria

gestará fraternidad.

Mantenerse firmemente

con el Bien como bandera,

desechando la quimera

de «no existe nada más».

Cuando remontas un río

que se precipita al mar,

necesitas las estrellas

para poder navegar…

Publicado en Rincón de poesía
Viernes, 01 Mayo 2020 00:00

Sophia de Mello Breyner, alma de poeta

Cien años se han cumplido hace unos meses desde que nació una de las poetisas más importantes de la lengua portuguesa, con una sensibilidad estética tan acentuada que supo transmitir en sus versos y en sus cuentos su amor por el mar y la vida; una mujer que fue la primera en ser galardonada con el premio más importante de la literatura portuguesa, el Camões.

«Las cosas que pasan quedan vivas para siempre en una historia escrita» [1] .

«Es una intención, una revelación de belleza. Sofía Andresen escribió su mundo y el mundo que le entró por sus ojos extasiados, todo fundido en aquel ritmo de música y danza, de armonía clara que es para ella una exigencia y un estilo» [2] .

Hace unos meses se ha cumplido el centenario del nacimiento de la ilustre poetisa Sophia de Mello Breyner. Su busto contempla, desde el Mirador de Santa Graça, en Lisboa, el paisaje urbano y el río que contempló desde su casa la autora de La niña del mar. Sus restos mortales descansan en el Panteón Nacional, rarísimo privilegio a muy pocos concedido. Se reeditan sus obras, y la Fundación Gulbenkian, en Lisboa, dedicó un congreso a su figura. Es la primera mujer en conseguir el premio más importante de la literatura portuguesa, el Camões, en 1999, por sus libros de poesía, por sus ensayos sobre la poetisa Cecilia Meireles y el desnudo en el arte griego, pero ante todo, por sus cuentos, los ejemplares para adultos [3] , y los infantiles, que han sido la delicia de tres generaciones:La niña del mar (1958), El hada Oriana (1958), Noche de Navidad (1959) El caballero de Dinamarca (1964), El jovencito de bronce (1966), El bosque (1968), El tesoro (1970) El árbol (1985).

Este último, por ejemplo, es quizás uno de los tratados ecológicos para niños más bellos y evocadores, más filosóficos, sencillos, claros y llenos de vida que se hayan escrito nunca. Qué fácil entender el símbolo del árbol de la vida y aun el de la cultura que nos une y ampara en estas breves líneas.

Siendo de las familias más nobles y ricas de Portugal, rechazó una herencia de boato y derechos adquiridos y se inclinó a amar y a darse a los desprotegidos. Educada como católica, renegó de los conciliábulos de la Iglesia con el poder político y su cristianismo se hizo universal: «amar al prójimo como a ti mismo». Dios deja de ser un tótem o el frío objeto de investigaciones teológicas y su presencia se hace evidente en la respiración del Alma del Mundo, en la luz y en el mar.

Abandona la universidad, Estudios Clásicos, en las primeras horas o semanas de clase y se forja en su juventud una cultura notable y vivida tomando como base lecturas y conversaciones con los mejores poetas (Miguel Torga y Teixeira Pascoais, entre otros) y los mejores humanistas de su tiempo, especialmente el padre Manuel Antunes. Traduce, entre otros textos, escenas de las Metamorfosis de Ovidio, el Purgatorio de Dante, Medea de Eurípides y Hamlet de Shakespeare.

Mujer comprometida

Abandonó la paz pacata y protegida de su condición social y económica y se convirtió en adalid de las protestas contra el régimen, ya decadente, del Estado Nuevo de Salazar, escribiendo un poema que luego fue canción y que electrizó a la sociedad, La cantata de la paz, que comienza con el verso «Vemos, oímos y leemos, no podemos ignorar», aunque rápidamente se desentendería de la política y más aún de la demagocracia que veía inundar la patria amada como un cáncer imparable, una maldición, como hoy vemos, para las generaciones venideras. Pero en los años 60, su casa es un auténtico nido de subversión y revolucionarios culturales; ahí se dan cita muchas de las que luego serían las figuras más importantes de la política, entre ellos Mario Soares, que sería su amigo y quien respetaría a la poetisa casi con reverencia.

Su marido, el abogado Francisco Sousa Tavares era un auténtico quijote de causas justas, sin medir riesgos ni esfuerzos para proteger a los otros de las iniquidades. Como ella misma diría en la dedicatoria de Cuentos ejemplares: «Para Francisco, que me enseñó el coraje y la alegría del combate desigual».

Le dedicaría después un poema que se convirtió también más tarde en una famosa canción:

Porque [4] los otros llevan máscaras, pero tú no.

Porque los otros usan la virtud

para comprar lo que no tiene perdón.

Porque los otros tienen miedo, pero tú no.

Porque los otros son los túmulos cubiertos de cal

donde germina callada la podredumbre.

Porque los otros se callan, pero tú no.

Porque los otros se compran y se venden

y sus gestos dan siempre dividendos.

Porque los otros son hábiles, pero tú no.

Porque los otros van a la sombra de los refugios

y tú vas de la mano con los peligros.

Porque los otros calculan, pero tú no.

Y si de niña había jugado con los espíritus de la naturaleza, con gnomos, hadas y ondinas —esto es lo que deducimos al leer sus cuentos— y en su educación el cristianismo le enseñó a amar a los simples y a los pobres, el contacto con el alma griega despertó la suya como una joya iridiscente. Las obras de Homero, de Safo, de los trágicos y dramaturgos, especialmente Eurípides, con el beso de su cálido amor despertaron su alma de Bella Durmiente y la consagraron felizmente a la Armonía.

La lectura de Mi vida, de Isadora Duncan, con la que debió de sentirse identificada, dejó tal impacto en ella que, en un documental [5] de TV corto realizado en 1969, su hija dice delante de la cámara [6] :

«No tiene sentido hablar de Isadora Duncan, porque nadie puede entender el tipo de relación que desde pronto hubo entre ella y mi madre, y aun que lo entendiesen, nada tienen que ver con ello, porque la verdad de una persona no es un espectáculo».

En este mismo documental dice también su hija:

«Recuerdo ver danzar a mi madre toda mi vida. Cuando éramos pequeños, mi madre danzaba constantemente y se ponía flores en la cabeza, y hacía pasos de danza en el pasillo al mismo tiempo que hablaba sola por el pasillo».

Este documental, que es genial en su belleza y simplicidad, termina con dos de los versos, leídos por la misma Sophia, que más van a caracterizar el alma de esta poetisa:

«Quando eu morrer voltarei para buscar

Todos os instantes que não viví junto do mar ».

«Cuando muera, volveré para buscar

Todos los instantes que no viví junto al mar».

Después de criar a sus cinco hijos, viajó varias veces a Grecia, una de ellas con la escritora Agustina Bessa Luis. Fruto de este encuentro con la luz y el mar griegos y las huellas de esta civilización, es el capítulo Mediterráneo de su libro de poemas Geográfica, que en su poema Acaia, comienza con estos versos enigmáticos:

«Aquí me desnudé mi vestido de exiliada / y sacudí de mis pasos el polvo del desencuentro».

Y varias páginas después, en el poema en prosa Epidauro:

«Heme aquí vestida de sal y de silencio. Grité para destruir al Minotauro y el palacio. Grité para destruir la sombra azul del Minotauro. Porque él es insaciable. Se come un día tras otro los días de nuestra vida. Bebe el sacrificio sangriento de nuestros días. Come el sabor de nuestro pan, nuestra alegría de mar. Puede ser que asuma la forma de un pulpo, como en los vasos de Cnossos. Dirá entonces que él es el abismo del mar y la multiplicidad de lo real. Dirá entonces que es doble. Que puede convertirse en piedra con la piedra y alga con el alga. Que puede duplicarse y que puede desplegarse. Que sus brazos rodean. Que es circular. Pero súbitamente verás que es un hombre que trae en sí mismo la violencia del toro».

Sí, Sophia, si ayer con el alma griega, hoy se funde tu alma con el alma de Portugal, como murmullo de río en sus jardines, como lluvia en sus planicies y páramos, como nereida y mar en su mar de aguas bravas e insondables, como un verso en letras de fuego y éxtasis escrito en el libro de su historia. Y si, como decía Platón, las lágrimas son la sangre del alma, eres ya sangre de nuestra sangre, como el árbol de vida de una isla lejana que en tu cuento escribiste.



[1] En el cuento El bosque.

[2] Escrito por su marido, Francisco Sousa Tavares, refiriéndose a la poesía de Sophia.

[3] En Historias de la tierra y del mar (1984).

[4] Hay una canción muy bella de Francisco Fanhais con esta letra https://www.youtube.com/watch?v=g4_ElgMqDOQ

[5] En el documental Sophia de Mello Breyner Andresen de João César Monteiro 1969 https://www.youtube.com/watch?v=VDi1av1fgzo

Varios documentales más hay que recomiendo de la poetisa, premio Príncipe de Asturias de Poesía Iberoamericana en el año 2003:

Sophia, na primeira pessoa

http://ensina.rtp.pt/artigo/sophia-na-primeira-pessoa/

Sophia de Mello Breyner Andresen, O nome das coisas

https://www.youtube.com/watch?v=s0MhPfK1OjY

https://www.youtube.com/watch?v=e5JU6e44Iw8

Navegações

http://ensina.rtp.pt/artigo/navegacoes-de-sophia-de-mello-breyner-andresen/

[6] El impacto de la lectura del libro Mi vida, de Isadora, es una deducción, pues no pudo haber relación epistolar, dadas las edades; y no me parece que hubiera encuentro personal, pues la famosa danzarina, sacerdotisa también de la luz y del alma griega, murió en 1927, y la poetisa nació en 1919.

 

Publicado en Arte
Jueves, 01 Agosto 2019 00:00

Reconstruye tu carácter

¿Imaginas a un artista

al que entregaran un tronco,

tal como fuera talado?

¿Es sensato que dijera:

«Dejemos a la madera

que se muestre en su rudeza»?

¿Dónde, entonces, quedaría

la expresión de la Belleza

de que, sin duda, es capaz?

 

La tendencia,

al inicio natural,

necesita de una mano

con sencilla inteligencia

que reconduzca la esencia

hacia destinos más altos.

 

[El diamante es un carbón

tras haber sido tallado

con amor y con paciencia].

 

Si no quieres a tus pies

un auténtico desastre,

no le des a tus impulsos

el gobierno de tu nave.

Reconstruye tu carácter

de manera positiva,

y al final ¡verás la Vida!

en aquello que sembraste.

 

Publicado en Rincón de poesía
Miércoles, 01 Mayo 2019 00:00

Reflexiona

¿Has pensado alguna vez

cómo ha de ser la Belleza

contemplada desde cerca?

¡Mas lo Bello en el origen!

No su pálido reflejo

que, por mucho que enamore,

sufre la garra del tiempo.

¿Has pensado alguna vez

que tu cuerpo es tu coraza

y que el día de tu muerte

se liberará tu alma?

Reflexiona, cielo mío;

no le tengas miedo a nada.

La dificultad es río

que nos conduce en volandas

a beber la Fortaleza

en la Fuente bienamada…

 
Publicado en Rincón de poesía
Lunes, 01 Abril 2019 00:00

¿Qué es el centro?

Me preguntas por el Centro

y no sé qué responderte.

¿Has tenido el mar abierto

frente a los ojos del alma?

 

En calma, sin aspavientos,

hay un eco que se agranda

hasta llegar a tu encuentro.

Eso no más… es el Centro.

 

[Qué extrañas son las palabras

cuando quieren expresar

lo vivido muy adentro].

 

Apenas unos momentos

y el mar otra vez se aleja.

Pero nos deja mensajes

de caricias en la arena.

 

Conociendo ya el paisaje

del azul con luna llena,

volveremos a buscarlo.

cuando luzcan las estrellas…

 

Publicado en Rincón de poesía
Viernes, 01 Febrero 2019 00:00

La Mochila a las espaldas

No hallarás en mi morada

acabada perfección.

Si tan solo es lo que esperas,

no hallarás entonces ¡nada!

En mí solo encontrarás

voluntad para la marcha

y el saber que hay un camino

que se ofrece a la mirada.

¿Puede, acaso, el peregrino

llevar limpias las sandalias?

Esto es lo que te muestro:

la mochila a las espaldas

para cruzar el desierto

con provisiones del alma.

Sabemos que hay una Fuente

y sus aguas… ¡regaladas!

¿Tienes sed, amigo mío?

¡Vamos juntos a buscarla!

Y beberemos unidos

cuanto de bueno anhelabas…

Publicado en Rincón de poesía
Sábado, 01 Diciembre 2018 00:00

La llave de la Vida

Caminando por la playa

me paré para pensar…

¿se manifiesta el destino

sobre las ondas del mar?

Un enorme sol radiante

se divisa más allá

y ante mis ojos dibuja

todo un símbolo: el Ankh..(*)

¿Qué preciso despertar

para entender su lenguaje?

¿No habré solo de callar

para mejor apreciar

la plenitud del mensaje?

El entorno se me antoja

–lo temprano de la hora–

un gran templo, con su luz.

Puedo vestirme de azul

y volar hacia la cima.

 Puedo sentir con la brisa

una gran serenidad.

¿Es la Llave de la Vida

lo que me vine a encontrar?

Publicado en Rincón de poesía
Jueves, 01 Marzo 2018 00:00

Tejedora de Leyendas

Con calma va creciendo lo sembrado.
Retoños que aparecen sorpresivos
y arrancan la sonrisa de los labios,
nos dicen que la noche ya se ha ido.
 
Futuro nos anuncian en las ramas
las yemas que se ven en primavera.
Fragancias con que sueña alborozada
la niebla que se extiende en la pradera.
 
Ya cubre el nuevo sol el horizonte,
ya todo se dispone a recibirlo.
Un eco de campanas dice el nombre
de aquellos que caminan siendo niños.
 
La loba les acoge en su manada
y, activa, les defiende de las fieras.
Leyendas que se tejen con el alba
repiten cada día su quimera…

Publicado en Rincón de poesía
Jueves, 01 Febrero 2018 00:00

En busca de los pares

Mirar suelo hacia otro lado
cuando me siento muy sola.
Y me escondo en el abrazo
cómodo y gris de mi alcoba.
 
«¿Qué me dices? ¡Sal de ello!
Nunca debes olvidar
que a tu lado luchan otros.
No concedas realidad
al engaño de tus ojos.
 
¿Se siente solo aquel faro
que da luz al amplio mar?
¿Se siente sola una espada
en poder del capitán?
¡Adelante! ¡A campo abierto!
¡Todos a una! ¡A la par!».

Publicado en Rincón de poesía
Viernes, 01 Diciembre 2017 00:00

EN MI REGAZO

¿Qué hicimos en el año que termina?
¿Qué trecho ha recorrido nuestra rueda?
Los ojos más despiertos se adivinan
y aquello que persigo está más cerca.

¿Qué buscas, pues, amiga, en la escalada,
si nada se te queda entre las manos?

Servir a los demás cada mañana
sabiendo que uno solo es el abrazo.
Bañarme con la luz de la alborada,
cantándole al futuro en mi regazo.

Publicado en Rincón de poesía
Página 1 de 2
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.