Elena Sabidó

Sábado, 02 Febrero 2008 14:54

AL GORE, EL NOBEL DEL MEDIO AMBIENTE

"Encaramos una verdadera emergencia planetaria. La crisis del clima no es un asunto político, es un reto moral y espiritual para toda la humanidad". Al Gore.

El rey Carlos Gustavo de Suecia entregó, como cada año, el 10 de diciembre en Estocolmo, aniversario de la muerte de su fundador, Alfred Nobel, los premios Nobel 2007. Los premiados recibirán una medalla de oro, un diploma y un cheque de 10 millones de coronas suecas (1,08 millones de euros). 

El Nobel de la Paz en esta edición ha sido compartido entre el ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore y el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas. El objetivo del IPCC es evaluar el riesgo del cambio climático originado por las actividades humanas, y sus informes se basan en publicaciones de revistas técnicas y científicas contrastadas. Estos informes han llegado a ser obras de consulta usadas por científicos, políticos, estudiantes y organizaciones de todo tipo. Todos los científicos y expertos que producen y revisan los trabajos del IPCC lo hacen sobre la base de la voluntariedad.

El ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore (1993-2001), ha sido galardonado por ser “probablemente el individuo que más ha hecho para crear una mayor comprensión mundial de las medidas que es necesario adoptar para revertir el calentamiento en el planeta”, según declaró el Comité Noruego del Instituto Nobel. Gore declaró que donaría su parte del premio a la Alianza para la Protección del Clima, organización bipartidista estadounidense sin fines de lucro, de la que él es el presidente de la junta directiva, que se ocupa de “crear conciencia sobre la emisión de gases de efecto invernadero”. Al Gore es, además, el autor del documental “Una verdad incómoda”, que explica el problema del calentamiento global, con el que ganó el Óscar al mejor trabajo en su género. La elección de Gore como ganador de este galardón ha reavivado en Estados Unidos las peticiones de los partidarios del político demócrata para que reconsidere su precandidatura.
algore2.jpg

Si algo es cierto es que la labor de Gore defendiendo lo que él llama “nuestro único hogar”, la Tierra, ha sido meticuloso. Ha visitado muchos países en los que ha pronunciado conferencias (o tal vez “meeting” electoralistas), reclutando lo que algunos han llamado “el ejército de Gore”, con la intención de que el pueblo se conciencie del calentamiento global que estamos sufriendo y provocando día a día. Eso es precisamente lo que se ve en el documental “Una verdad incómoda”, las consecuencias de una actividad industrial y una actividad humana que está desencadenando desastres que a la larga podrían destruir el equilibrio natural de nuestro planeta. Pero lo que más llama la atención es que Gore hace hincapié en el hecho que para cambiar ésto no sólo hace falta un cambio de costumbres o de hábitos, sino que lo más importante para poner freno a este deterioro es hacer un cambio de mentalidad, un cambio profundo en nuestra manera de pensar y, por tanto, de actuar. La humanidad ha de desarrollar una nueva manera de ver y vivir la vida, una conciencia de planeta como hogar. “La crisis del clima no es un asunto político, es un reto moral y espiritual para toda la humanidad”, y este reto es el que nos lanza Gore, tal vez a su manera de político, pero igualmente efectivo. Su trabajo ha llegado a muchas personas y ha puesto en alerta a otras tantas instituciones, no solo a nivel práctico sino a nivel moral.

Los premios Nobel se entregan anualmente desde el año 1901, cuando el industrial sueco Alfred Nobel (Estocolmo, 1833 - San Remo, Italia, 1896), legó su fortuna a la Fundación Nobel, creada en 1900, con el encargo de otorgar una serie de premios anuales a las personas que más hubieran hecho en beneficio de la Humanidad en los terrenos de la Física, la Química, la Medicina, la Literatura y la Paz.

De esta manera, el “sueño” de Nobel de premiar a aquellos que ayudan a la humanidad, nacido según algunos biógrafos de su arrepentimiento por haberse enriquecido con el negocio de la guerra, se cumple año tras año.

Elena Sabidó Hidalgo

http://www.greenpeace.org/
http://www.wikipedia.org/
http://www.nobel.org/
http://www.biografiasyvidas.com/


“Siempre que conozco a un “extranjero” tengo la misma sensación: Estoy conociendo a otro miembro de la familia humana. Esta actitud ha profundizado mi afecto y aprecio hacia todos los seres. Que este natural deseo pueda ser mi pequeña contribución a la paz del mundo.” Dalai Lama

Los días 9, 10 y 11 de septiembre, Su Santidad el XIV Dalai Lama, Premio Nobel de la Paz en 1989 y líder espiritual del pueblo tibetano, visitó Barcelona. Revista Esfinge tuvo la oportunidad de escuchar dicha conferencia, de la que ha extraído una muestra de lo que dijo el líder espiritual de los budistas tibetanos. El acto principal tuvo lugar el segundo día, cuando dio una conferencia delante de miles de personas en el Palau Sant Jordi con el título “El arte de la felicidad”. El carácter de su visita ha sido meramente como impulsor de la paz y líder religioso, dejando de lado la problemática política del Tíbet.”No estoy buscando la independencia del Tíbet, ni mis acciones buscan su separación de la República Popular de China. Yo estoy por la autonomía, una autonomía genuina para el pueblo tibetano para preservar su distinta identidad y forma de vida”.

Este era el tercer intento de visita del Dalai Lama a Barcelona (el primero se anuló por presiones políticas chinas y el segundo por razones de salud).
En Barcelona, el Dalai Lama presentó su libro “El arte de la felicidad”, en el que expone su visión de cómo alcanzar una vida plena y feliz basada en unos principios que él mismo reconoce como universales: “Estamos hechos para buscar la felicidad. Y está claro que los sentimientos de amor, afecto, intimidad y compasión traen consigo la felicidad. Estoy convencido de que todos poseemos la base para ser felices, para acceder a esos estados cálidos y compasivos de la mente que aportan felicidad”.

Para este anciano de 72 años, una de las normas para ser feliz es la máxima estoica de no perder tiempo sufriendo por aquello que no tenga solución, pero si podemos arreglar algo para ser más felices, o hacer más felices a los demás, sencillamente hacerlo. Durante su visita a Barcelona también destacó la unión existente entre todos los seres humanos, insistiendo en cómo debemos vivir amando a la humanidad: “Siempre que conozco a un extraño tengo la misma sensación: estoy conociendo a otro miembro de la familia humana”.

A la pregunta sobre su opinión ante -la actual situación del Tíbet y la intromisión de China a la hora de escoger al siguiente Dalai Lama, sencillamente sonrió y expresó que no había venido a hablar de política a pesar de que en los últimos días el gobierno de China ha “prohibido” la reencarnación “no autorizada” de los lamas tibetanos. En su libro “La sabiduría del Dalai Lama” escribió “…nunca llegaré a odiar al pueblo chino. Siempre he animado a los tibetanos en el exilio a conocer a personas chinas; he hecho hincapié en pedir a los tibetanos que comprendan la distinción entre el pueblo chino y la política del pueblo chino.”

A pesar de toda la problemática del Tíbet, y de su lucha por llegar a un acuerdo de paz con China, el Dalai Lama ha resaltado en su visita la necesidad de buscar la manera de transmitir los conocimientos heredados de la tradición de su pueblo, con el deseo de que todos y cada uno de nosotros “encontremos la verdadera felicidad, la felicidad que vive en nuestro interior”.

dalailama2.jpgSOBRE EL DALAI LAMA
Tenzin Gyantzo, el decimocuarto Dalai Lama, es el Jefe espiritual del budismo Tibetano. Es considerado por sus seguidores la reencarnación del bodhisattva Avalokitesvara, la manifestación del Buda de la compasión que escogió renacer para ayudar a la humanidad. Dalai Lama significa “Océano de sabiduría”, aunque los tibetanos se refieren a él como “Yeshe Norbu”, la Gema que concede todos los deseos, o “Kundun”, la Presencia. La tradición de los Dalai Lamas ha ostentado el poder religioso del Tíbet desde 1642 hasta el 1959, aunque el primero y fundador, Gyalwa Gendun Drubpa, vivió entre el 1391 y el 1474. Al morir cada uno de los Dalai Lama, los lamas del monasterio Amarillo designan a su siguiente reencarnación interpretando los signos. En el tiempo que pasa entre la muerte del Dalai Lama y la mayoría de edad de su sucesor, el gobierno del Tíbet lo ostenta un regente que se encarga de la educación de Su Santidad.

Tenzin Gyantzo nació el 6 de julio del año 1935, en una familia de campesinos, del poblado de Takser, al noreste del Tíbet. A los 2 años fue reconocido como la reencarnación del decimotercer Dalai Lama.
Cuenta la leyenda que al morir el 13º Dalai Lama, su cuerpo fue colocado con el rostro hacia el sur, pero su cara giró hacia el este dos veces dando ya una señal de hacia donde debían buscar a su sucesor. Fue entonces cuando el regente del Tíbet viajó al lago Lhamoe Latos, donde varios tibetanos habían tenido visiones del aspecto que tenía el lugar donde se encontraba el Dalai Lama encarnado. En 1938 se inició la búsqueda del Dalai Lama. Los que fueron enviados al este , dirigidos por el Lama Kewtsang Rimpoché del Monasterio de Sera, al llegar al poblado de Takster fueron a la casa donde sospechaban que había reencarnado el Buda de la Compasión. Allí el Lama Rimpoché se disfrazó de monje de inferior grado mientras que su sirviente vistió ropas de mayor rango. El niño que allí vivía, un jovencísimo Tenzin, enseguida reconoció el rosario del 13º Dalai Lama que Rimpoché llevaba colgado en el cuello y se lo pidió, pero el Lama Rimpoché le dijo que se lo entregaría si sabía decirle quién era él: “Sera aga” respondió el niño, lo que significa “un monje de Sera”. Incluso fue capaz de decirles quién era en realidad el sirviente y quién el verdadero líder a pesar del disfraz. Después de muchas otras pruebas, en el año 1940 Tenzin Gyatzo fue reconocido como Su Santidad el XIV Dalai Lama del Tíbet.
A los 16 años tuvo que asumir el pleno poder político cuando el Ejercito Popular de Liberación de China invadió el Tíbet, a pesar de quedarle aún nueve años de educación religiosa. En 1954 cuando las tensiones entre Tíbet y China se intensificaron mantuvo conversaciones de paz con Mao Tse-tung y otros líderes chinos sin conseguir nada. El año 1959, después de un levantamiento del pueblo tibetano contra la ocupación china, el Dalai Lama se fue al exilio. Desde entonces vive en Dharamsala, a los pies de los Himalayas en la India, lugar que se conoce como “La Pequeña Lhasa”, donde conviven unos 130,000 refugiados tibetanos.

El 14º Dalai Lama trató de abrir las puertas de la negociación con China y propuso un plan de paz de cinco puntos entre 1988-1989 con el que pretendía estabilizar toda la religión asiática, pero aún hoy en día China no ha querido siquiera negociar.
Su trabajo e intensa labor en pro de los derechos humanos y su búsqueda de una vía pacífica para solucionar los conflictos del Tíbet le fueron reconocidos el 10 de diciembre de 1989 cuando le fue concedido el Premio Nobel de la Paz.
Mientras tanto, el Dalai Lama sigue viajando por todo el mundo con su mensaje de paz. Su voz canta mensajes de compasión, ecología, ética… Siempre defiende una postura pacífica para resolver los problemas que aquejan nuestro mundo.

Elena Sabidó Hidalgo

Enlaces:
http://www.casadeltibetbcn.org/principal.htmlhttp://www.loselingmexico.org/SSDL/SSindex.htm

Viernes, 01 Junio 2012 02:00

35 años de La Guerra de las Galaxias

Ya han pasado 35 años del estreno de una de las películas que más ha marcado a los jóvenes desde los años 70 hasta la actualidad. Una gran aventura, la eterna batalla entre el bien y el mal, héroes y villanos, amor y humor, batallas y filosofía… Estoy hablando de La Guerra de las Galaxias de George Lucas, que se estrenó el 25 de mayo de 1977 en Estados Unidos y en el resto del mundo durante los siguientes meses.

Es innegable que todos, o casi todos, conocemos esta serie de películas y casi seguro que recordamos más de una escena.  Pero el origen de todo esto ¿Dónde está? ¿En qué se inspiró Lucas para semejante epopeya?

Los inicios nunca son fáciles y para el joven George Lucas no iba a ser diferente. Su idea original era poder rodar una película sobre uno de sus héroes de televisión: Flash Gordon. Pero el elevado precio que le pedían por los derechos de autor de la serie le desmotivaron hasta abandonar esta idea. Aun así estaba decidido a rodar una gran aventura espacial y optó por inventársela.

Muchas eran las influencias de este joven director, matriculado en mitología, antropología, filosofía y estudios cinematográficos. Series de ciencia ficción, cine de Western, películas de Kurosawa, autores como el creador de Tarzán, Edgar Rice Burrows o Julio Verne, la novela Dune… Todo ello se mezclaba en su cabeza cuando empezó a escribir el primer guión para La Guerra de las Galaxias.

Solo para fans de la película: se rodó un corto titulado “George Lucas in love” (George Lucas enamorado) en el que se teoriza sobre lo que pudo inspirar al director en su etapa universitaria para crear el guión de la saga. Francamente interesante.

Tras varios cambios del guión original presentado a la United Artist, Finalmente se interesaron por su proyecto y le pagaron 10.000 dólares para su proyecto. Una curiosidad sobre el inicio de la película: todos recordamos aquello de “Hace mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana…”. Pero en realidad Lucas pretendía empezar el film diciendo “Hace mucho tiempo en un futuro no muy distante”. Pasaron 3 años hasta que Lucas terminó la versión definitiva de la aventura galáctica, pero cuando finalmente estuvo lista, nadie podía imaginar su repercusión en todo el mundo.

Otra curiosidad sobre esta space opera de ciencia ficción: a finales de los años 70, el mismísimo Isaac Asimov decía “en La Guerra de las Galaxias de ciencia hay más bien poca cosa”. Y es que en realidad la historia podría trasladarse a cualquier época de la historia y cambiar sables de luz por mosquetones o por garrotes y su mensaje seguiría siendo el mismo. Se trata de una historia del bien contra el mal, de buenos contra malos, una leyenda enmarcada en el espacio, pero que en realidad se centra en una filosofía de vida de los personajes principales y de su lucha por hacer de su mundo un lugar mejor, un nuevo mundo libre de tiranos y opresiones.

Se inició el rodaje el 25 de marzo de 1976 y todo el equipo tuvo que soportar el duro clima de la zona para rodar las escenas de Tatooine, el planeta donde vive el protagonista de la saga, Luke Skywalker (que originalmente debía llamarse Skyrunner o Starkiller). Siguieron el rodaje en Inglaterra, en los estudios Elstree, en Nevada y en Guatemala.

Los efectos especiales no hacen una película, es la historia lo que la hace. Los efectos solo te permiten contarla de una manera concreta.

Esta primera entrega de la saga, recibió 10 nominaciones a los Oscar de Hollywood y recibió 6: sonido, montaje, efectos visuales, banda sonora, vestuario y un Oscar especial por efectos sonoros a Ben Burtt.

En este mundo, los “buenos” son los guerreros Jedi, una mezcla de artistas marciales, samuráis y guerreros místicos, con férreas convicciones y jerarquía sagrada. La palabra Jedi deriva del japonés Jidai Geki (drama de época), nombre con el que se conoce a las teleseries japonesas ambientadas en el Japón medieval. El más querido de los caballeros Jedi es sin duda el pequeño y verde Maestro Yoda, pero lo que sorprende es que Lucas se inspiró en el Dalai Lama para darle al personaje esa curiosa manera de hablar. Todos estos guerreros de luz llevan un arma, el sable o espada laser, que construyen ellos mismos como parte de su entrenamiento o aprendizaje. Para estos caballeros, el sable de luz no es solo un arma con la que matar literalmente a sus enemigos sino que es una herramienta con la que llevar la paz al universo. Se someten a duros entrenamientos físicos y psíquicos para controlar sus instintos y sus deseos más bajos y a la vez mejorar sus virtudes y aptitudes personales. Curiosamente la tercera película estrenada, “El retorno del Jedi”, tenía que llamarse “La venganza del Jedi”, pero se decidió que un caballero Jedi no podía admitir la venganza en su ideal y se optó por el título que ahora conocemos.

La verdad es que ni el mismísimo Lucas podía imaginar que su aventura llegaría a ser tan popular ni que tras 35 años seguiría siendo una película de verdadero culto. Y menos imaginar que podría rodar 2 películas más casi inmediatamente después. En 1980 se estrenó la segunda entrega, “El Imperio Contraataca” y en 1983 “El Retorno del Jedi”. En el 1999 se estrenó el “Episodio I: La amenaza fantasma”, en el 2002 “Episodio II: El ataque de los clones” y en el 2005 “Episodio III: La venganza de los Sith”.

“No mucho tiempo después de que comenzara a escribir Star Wars, concluí que la historia daba para más de lo que una simple película podía dar cabida. Mientras completaba la saga de los Skywalker y los caballeros Jedi, empecé a visualizarlo como un relato que tomaría lugar en, por lo menos, nueve películas —tres trilogías— y decidí continuar justo entre los hechos precedentes y los sucesivos, partiendo entonces con la historia intermedia.” George Lucas

Realmente la película que se estrenó en 1977 no fue el “Episodio IV” hasta que se estrenó la segunda entrega. Aunque el mismo Lucas insiste en que siempre lo tuvo claro, es algo que jamás sabremos realmente.

Pero, ¿por qué tiene ese encanto esta historia? ¿Qué es lo que tanto atrae a niños y no tan niños?

En realidad Lucas no ha inventado nada nuevo. El argumento de la película (o de las películas) se centra en la eterna lucha entre bien y mal, con los héroes, los maestros, los villanos y sus ejércitos. Pero es precisamente este el argumento de tantos clásicos en toda la historia, las grandes epopeyas, e incluso la propia historia humana. En el argumento de estas películas (6 por el momento), siempre hay lugar para la esperanza, para la lucha y la justicia y nunca se abandona la idea de mejorar la vida y la sociedad de todos los habitantes del universo.

Dicen los rumores que Lucas quiere rodar la tercera y última trilogía de su epopeya galáctica pero de momento no hay nada seguro. Pero si algo hay seguro es que si lo hace, no le faltarán espectadores.

Mientras tanto, solo me queda desearte “Que la fuerza te acompañe”.

 

Elena Sabidó
Corresponsal de la revista Esfinge en Barcelona

Para saber más:
-http://www.starwars.com/
-“Las galaxias de George Lucas” Editorial Glénat
-“George Lucas in Love”: http://www.zappinternet.com/video/sinXheHqoN/George-Lucas-in-love-Spanish-subtitles

Página 2 de 2
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar